El mal en Sócrates y Jantipa  

Temas del artículo: ,

Escultura de Sócrates

Algo que ha hecho destacar especialmente a Sócrates es el haber llevado hasta las últimas consecuencias sus pensamientos. Es verdad que en la antigüedad la filosofía era, no sólo una forma de pensar, sino también una forma de entender la vida. Pero no todos los filósofos estaban dispuestos a llevar sus predicamentos hasta el final. Mientras que Sócrates encontró un buen número de razones para no escapar de una condena a muerte a todas luces injusta, Aristóteles no dudó en hacer lo contrario en similares circunstancias para, según sus propias palabras y en alusión al crimen contra Sócrates, “evitar que se cometiese un segundo crimen contra la filosofía”.
Ex nihilo nihil fit (nada surge de nada), dice el lema clásico. Y es que esta implicación entre pensar y actuar resulta también relevante para comprender la importancia de la relación directa entre la vida de Sócrates y su pensamiento. Aristóteles nos cuenta en Académica (I,4,15) lo siguiente: “Yo creo que Sócrates – en realidad esto está universalmente admitido- fue el primero que apartó la filosofía de cuestiones que la misma naturaleza había envuelto en la oscuridad, de las que se habían ocupado todos los filósofos anteriores a él, y la aplicó a la vida ordinaria, orientando sus investigaciones a las virtudes y los vicios, y en general al bien y al mal.” Pese a que Sócrates comenzó sus indagaciones de la misma manera que el resto de los filósofos que le había precedido, buscando conocer lo que le rodeaba, no tardó demasiado en comprobar que su insatisfacción en este tema fundamentalmente delataba otras inquietudes. Se podría decir que si el resto de los filósofos buscaban saber cómo era el mundo en que vivían, a Sócrates le preocupaba más saber por qué era el mundo como era y qué papel teníamos nosotros dentro de él. Una pregunta con puntos en común con la del resto de sus predecesores pero que apuntaba en otra dirección.
Esta preocupación por la ética y la integridad con la que vivió su vida ha hecho que la sombra de Sócrates creciese enormemente pero, al mismo tiempo, ha entorpecido su otra cara oculta. En esta cara oculta se podría decir que si Sócrates llegó a ser el iniciador de la ética fue porque tuvo una clara visión de lo que era el mal (especialmente el mal moral). Sócrates mismo confirmó que su comportamiento era fruto de un esfuerzo titánico por no volver a acercarse a lo que podríamos llamar, el horror. Aunque gozaba de un carácter casi infinitamente paciente, lo cierto es que en las raras ocasiones en que llegaba a tener alguna clase de exabrupto lo hacía de una forma feroz y dejando ver mucha rabia contenida.
Jantipa, su mujer, era muy popular por su terrible carácter. Mucha de la gente que frecuentaba a Sócrates estaba muy sorprendida de que pudiese soportar a la que parecía mujer más insoportable de toda Atenas. Aunque Sócrates respondía esquivamente dando razones secundarias (que Jantipa le daba hijos, que si llegaba a soportarla podría aguantar con el carácter de cualquier otra persona, etc…) puede suponerse que la inmensa rabia y mal carácter que constantemente mostraba Jantipa no era tan distinta de la que Sócrates reprimía tras su gran paciencia. Si de Sócrates hay motivos para presumir un pasado en el que fue esclavo, del comportamiento neurótico de Jantipa podría esperarse un pasado con penalidades no tan distintas. Quizás aquí podría verse uno de los verdaderos nexos que unían a Sócrates con Jantipa.
Aunque la rabia de Sócrates estaba casi siempre reprimida o disimulada hay varias pistas que nos muestran que detrás de una persona de elevada talla moral como esta se ocultaba otro rostro menos amable.
Zópiro era un contemporáneo de Sócrates que se jactaba de adivinar el carácter de las personas al observar sus rostros. Él decía ver en Sócrates rasgos que delataban una naturaleza viciosa e inclinada a la lujuria. Las personas que se encontraban con Sócrates y oyeron pronunciar estas palabras a Zópiro rieron profusamente sabedores de que Sócrates había demostrado con creces ser una de las personas más ejemplares que se podían encontrar en la Atenas de aquel momento. Sin embargo fue el propio Sócrates el que salió en defensa de lo que atestiguaba Zópiro para darle la razón, al tiempo que también se excusaba diciendo que todos los placeres eran buenos y que él los había conquistado por la razón. La situación parece haber sido la siguiente: “A un hombre que pasaba por experto fisonomista le mostraron una imagen de Sócrates y dijo: Este hombre está dominado por deseos depravados. La gente se rió de él diciendo: -Éste es Sócrates, el más moderado de todos. Pero Sócrates se interpuso con estas palabras: ¡Un momento! El hombre no miente. Yo soy por naturaleza como dice, pero me domino a mí mismo y controlo mis deseos.”
La anécdota de Zópiro no es la única sobre este tema. Juan Casiano cuenta como un fisonomista dijo sobre Sócrates que tenía “los ojos de un pederasta”. Pese a que sus seguidores quisieron defender el honor de Sócrates vengando la afrenta, de nuevo el mismo Sócrates se interpuso y dijo: “Tranquilizaos, amigos míos, pues efectivamente soy así, aunque intento atemperarme.”
Así pues resulta cada vez más evidente que detrás del poco cuestionable comportamiento del hombre que pensaba que es peor hacer sufrir una injusticia que padecerla se encontraba todo lo contrario de lo que buscaba. Una inmensa rabia reprimida que fue unos de los detonantes para necesitar el tan ansiado e innovador referente moral.

Este artículo fue publicado el 06 septiembre 2010 y está archivado en las secciones , . Puedes seguir las respuestas a esta entrada a través del comments feed .

15 comentarios

Gracias por este blog Blues, me esta gustando mucho, aunque no suela dejar comentarios.
Conocía la misma fábula pero aplicada a la fisonomía de Moisés. Un abrazo.

6 sept. 2010 16:01:00

El agradecido soy yo. No es que me empeñe en despistar a la gente pero sé que puede desconcertar que dé saltos de un blog a otro. Por eso, aparte de tu interés (que también te agradezco), queda añadido más valor al no perder la pista.

Un abrazo.

7 sept. 2010 11:49:00

Gracias compañero por compartir estas reflexiones.
Un fuerte abrazo

9 sept. 2010 0:24:00

Ergo, era un pedofilo en potencia, un ser sádico y malhumorado pero poseia un defecto, se reprimía en público.

9 sept. 2010 23:16:00

Educathor: Muchas gracias por el apoyo y por la visita.

XBaltar: Sócrates sentía mucha atracción por algunos jóvenes (no diría tanto por lo que hoy consideramos menores de edad). Ciertamente reprimía sus deseos sexuales. Esto fue hasta tal punto que llevó la contraria a algunas costumbres de la época que rozaban o permitían la pederastia. La influencia sobre Platón en este tema fue fundamental para que su discípulo rectificase su primera postura y acabase por condenar hechos de este tipo.

Saludos para ambos.

14 sept. 2010 20:56:00

aproposito de aristoteles y platon los dos definen el estado de fdorma ugal y si tienen diferencias cuales son

28 sept. 2010 19:14:00
Chalchi  

¿Hacia qué apunta esta crítica? Porque pienso yo que: 1) la inmoralidad por el deseo de una persona del mismo sexo radica en la misma concepción del homosexualismo, cosa que los griegos no veían. 2)la cita "Un momento!, el hombre no miente, Yo soy por naturaleza como dice, pero me domino a mí mísmo y controlo mis deseos" al ser interpretada de manera literal, habla de nuestro carente esfuerzo hermeneuta respecto a la filosofía de Platón, quizá la frase impele a la reflexión por la naturaleza única del hombre, a saber, eros,logos,thimos.

29 oct. 2010 19:04:00
Anónimo  

muy bien

14 mar. 2011 18:01:00
Anónimo  

estoy con andrea celia

14 mar. 2011 18:02:00
Césaar García  

Diógenes, no quería ser grande, ni siquiera quería que lo vieran, pero sabía que lo importante es que lo recordaran, por esto para mí lo importante es pasar y que queden mis huellas en la tierra,. César García

15 dic. 2011 22:14:00
ana ortiz  

hola :)

considero que la razón tiene gran importancia para la vida diaria.No podemos vivir solamente partir de los instintos, si no también de lo que pensemos que es bueno o malo. El hombre debe vivir su vida de acuerdo a lo que es bueno .
saludos....

20 abr. 2012 5:03:00
slis daniel  

interesantes conceptos,enfrentados y a veces recurrentes.

18 jun. 2012 15:48:00
Anónimo  

Todo ser humano está impulsado a actuar por los deseos los cuales deben ser regidos por nuestra moral para poder vivir en sociedad a partir de esto es importante destacar que es lo que le sucede a socrates más aun con la imagen que debía mostrar a sus discípulos y antes de todo de ser un gran filósofo es todo un ser humano. Romina colonia

2 jul. 2012 16:59:00
Anónimo  

El ser humano actúa en función de los deseos que se reglan por nuestra moraL Y ES LO QUE SUCEDE EN SOCRATES PORQUE ANTES DE SER UN GRAN FILÓSOFO EN LA HISTORIA SE CONSTITUYE COMO ser COMO CADA UNO DE NOSOTROS MISMOS rOMINA cOLONIA

2 jul. 2012 17:18:00
Anónimo  

Muy bonito pero... ¿Fuentes? no veo ni una fuente, ni un mísero diálogo de Platón, ni Jenofonte, ni en Las Nubes se dice algo así, que son las tres fuentes básicas "únicas, practicamente" para el estudio sobre la persona de Sócrates.

21 jul. 2012 19:03:00

Publicar un comentario en la entrada