Heráclito de Éfeso

(535 a. C. - 484 a. C. aprox.) Heráclito, según Apolodoro, tenía 40 años en torno al 500 a.C. Kirk, un investigador contemporáneo, estima que su actividad filosófica debió de terminar en torno al 480, cuando contaba unos sesenta años. Esto cuadraría con que su obra fuese ya conocida por Parménides (unos 25 años más joven que él).
Con excepción de su pertenencia al clan de Éfeso no conocemos más datos sobre su vida. Existe la posibilidad de que fuese cierta la suposición de que se tratase de un aristócrata con derechos de realeza y que se los cediese a su hermano por arrogancia. Esto concordaría con el hecho de que despreciase los privilegios que le pudiese otorgar el pueblo ya que sentía un profundo desprecio por él.
Observado el fragmento 101, “Me he investigado a mí mismo.”, y su peculiar carácter solitario comprenderemos lo complicado de vincularlo a otros autores que lo hayan precedido, aunque se sabe con casi total seguridad que el poema de Parménides contiene una alusión directa a Heráclito. De su obra sólo se conservan algunos fragmentos, lo que unido a su estilo “oscuro” dificulta la interpretación, al tiempo que la hace susceptible de distintas posibles lecturas. Esto queda corroborado por la gran cantidad de comentaristas que han tratado a Heráclito a lo largo de la historia sin llegar a un mínimo común asentimiento. Existe también una extendida polémica sobre las posibles adicciones que otros autores han podido hacer sobre los textos originales de Heráclito. En cuanto a esto circula la creencia de que algunos autores estoicos asimilaron y remodelaron las ideas obtenidas de Heráclito.
En cuanto a las fuentes de los textos de Heráclito las principales proceden de Hipólito, que reproduce bastantes textos auténticos. También en el Epítome de Teofrasto hay algunos, sólo que éstos son de segunda o tercera mano, además de filtrados por escritores estoicos. Con todo esto ni siquiera hay unanimidad sobre si Heráclito escribió un libro o no. Se alude a éste desde Aristóteles en adelante pero la suposición general es que no se trata más que de una colección de sentencias. En este punto es necesario considerar que las exposiciones de Heráclito eran orales.

Nota: En la imagen se retrata a Heráclito en un fragmento del "La escuela de Atenas", el cuadro de Rafael.

Este artículo fue publicado el 22 septiembre 2010 y está archivado en las secciones , . Puedes seguir las respuestas a esta entrada a través del comments feed .

2 comentarios

Te sigo con mucho interés. Gracias por todo el conocimiento que aportas. Es una gran labor. Un abrazo.

22/9/2010 17:46:00

Muchas gracias a ti, emejota.

Un saludo.

29/9/2010 23:05:00

Publicar un comentario en la entrada