Se le atribuye “Sobre la interpretación de los sueños”, de la que Luciano nos ha dejado huella en Historia verdadera, II 33: “[…] Antifonte, el intérprete de sueños, por haber obtenido del sueño ese privilegio.”. En ella al parecer sostenía que el origen de los sueños no hay que verlo en causas puramente perceptivas, como por ejemplo defendían los atomistas, y por lo tanto no son utilizables para fines adivinatorios.
Hasta la llegada de los romanos “Sobre la interpretación de los sueños” fue un libro clásico en su época. Influyó mucho en el estoico Crisipo, o en la creación de “Sobre adivinación” de Antípatro de Tarso. El objetivo del libro era tratar de encontrar una explicación racional para los fenómenos oníricos. En él Antifonte distinguía entre los sueños premonitorios enviados por los dioses, que sí que deben de ser objeto de interpretación y los que eran motivados por causas corporales, de los que se debían de ocupar los médicos. Por lo tanto es posible que su trabajo se centrase en el primer tipo.
Cicerón nos da una muestra del trabajo de Antifonte:
[s.p. 17]Cicerón, De la adivinación II 70,144
“[…] A un corredor que tenía la intención de dirigirse a los juegos de Olimpia le pareció en sueños que era conducido e un carro tirado por una cuadriga. Muy de mañana fue al adivino, quién le dijo: “vencerás. Tal es el significado de la velocidad y el vigor delos caballos”. Después fue también a consultar a Antifonte, quién, por el contrario, le dijo: “es necesario que seas vencido. ¿No comprendes que cuatro han conseguido correr delante de ti?”
Artemidoro, Interpretación de los sueños I 8 (Hercher, pp. 14, 1-15,4)
A Antifonte de Ramnunte se le considera autor de un “Arte contra la aflicción” que posiblemente sea producto de la experiencias recogidas en una especie de consultorio psiquiátrico que durante una temporada mantuvo en el ágora de Corinto y en el que procuraba alivio a sus pacientes mediante la palabra. Así pues en su época era un considerable psicólogo y llegó incluso a abrir una especie de “clínica”. Defendía que las raíces de las enfermedades físicas hay que buscarlas en la mente y que, a veces, éstas podrían explicarse como una evasión de la vida activa. Aquí está uno de los motivos por los que podemos considerar a Antifonte como uno de los embriones de lo que sería siglos más tarde el psicoanálisis, ya que él usaba la palabra para curar y no olvidemos que uno de los fundamentos del psicoanálisis se basa en traer los problemas desde el plano subconsciente para poderlos verbalizar y que así restablezcan el equilibrio psicológico. Una de sus innovaciones fundamentales es que oponiéndose al antiguo sistema de interpretación, reivindica un esquema racional, en lugar del imperante de raíz religiosa.
En cuanto a las posibles influencias en las prácticas psicológicas de Antifonte, Kerferd en “The sophistic movement (p.51)” cita las siguientes: el corpus hippocraticum (De Morbis 2,72), donde la ansiedad es ya reconocida como un estado patológico, o doctrinas pitagóricas, como las que recoge Jámblico (D.K. 58d 6) que exortaba a imaginar como posibles todo tipo de desgracias inesperadas, tales como la muerte.

Este artículo fue publicado el 28 marzo 2010 y está archivado en las secciones , . Puedes seguir las respuestas a esta entrada a través del comments feed .

1 comentarios

Hola. aquello que comenta acerca de Antifonte de Ramnunte, "arte de la aflicción"... aquello que que dice "como una evasión de la vida activa" me sugiere algunas representaciones mentales: Se que en Grecia hubo un conflicto entre la polis y los que vivían fuera de las masas, a saber los antiguos no les gustaban tanto las masas, Bias de Priene aconsejaba "la mayoría de los hombres es mala" y se sabe que el antiguo griego no veía con buenos ojos la venida de los sofistas. en resumen, los sofistas se hacen políticos, modernamente hablando, y los filósofos defensores de la antigua escuela de legisladores y sabios griegos, quienes odiaban la vida publica, preferían vivir retirados de la "civilización"(el caso de Heraclito que vivía retirado, entre otros). esa "vida activa" es la vida en la polis, en las ágoras, o se refiere a una especie de postración, dejadez. porque se sabe, que aquella transición de la vida en la montañas a la vida en las ágoras no fue del todo sencilla. si se trata de una negación a la vida activa, tomada como participar de la vida publica y no querer hacerlo o si se trata de una negación sin fundamento. si se trata de una negación a lo publico. ¿vida activa se refiere a vida política, o a negarse a salir de casa por trastornos psicológicos? o bien la vida política dejó trastornos psicológicos que debían ser arreglados por aquella terapia del curador por medio de palabras. puedo hacerme miles de representaciones mentales, y nunca llegar a nada.

17 sept. 2011 1:38:00

Publicar un comentario