Poema  Enûma Elish

Dentro de las primeras narraciones de carácter mítico que tratan el problema del mal encontramos el Enûma Elish que, perteneciendo a la tradición sumérico-babilónica, ha ejercido considerable influencia sobre lo que sería posteriormente la tradición helenística. En este relato la diosa de agua salada Tiamat y el dios de agua dulce Apsu engendraron una familia de dioses antes de que el cielo y la tierra existiesen mediante la unión de sus aguas.
En el relato el mal se asocia con el caos y junto a una indefinición de los dioses en combate respecto a su participación en el bien o en el mal finalmente triunfa el dios ordenador (precursor quizás del demiurgo platónico) aunque hay constantes alusiones a la posible regresión a la época caótica.
Se asume como novedad la posibilidad de asociar el mal con algo concreto, el caos, que además se presenta ya dentro de una forma dualista y que es posible describir. Una constante repetición del ciclo se hace necesaria porque nuca es posible vencer al símbolo del mal, o lo que es lo mismo al Caos.

Nota 1: Artículo vinculado "De la religión matriarcal a la patriarcal en el Enûma Elish".
Nota 2: la imagen corresponde a un fragmento de los textos del poema Enûma Elish.

Este artículo fue publicado el 13 agosto 2010 y está archivado en las secciones , . Puedes seguir las respuestas a esta entrada a través del comments feed .

0 comentarios

Publicar un comentario en la entrada