Vladimir Illich Lenin
Una de las peculiaridades de la doctrina de Karl Marx es la de tener una clara orientación práctica. Él mismo decía: “Hasta este momento los filósofos se han dedicado a interpretar el mundo: ahora, sin embargo se trata de cambiarlo.”
Pero el socialismo no comenzó estrictamente con Marx. Podemos encontrar precedentes en algunos de los postulados vinculados a la revolución francesa por medio de François Babeuf en los que perseguía la supresión de la propiedad privada y que su disfrute fuese ejercido por la comunidad, al tiempo que buscaba la abolición de las diferencias existentes entre los ricos y los pobres. Con posterioridad a Babeuf, fue Charles Fourier el que profundizó en estas ideas para buscar una mayor sistematización, uniendo a la crítica económica la crítica moral de distintas posturas ideológicas (conservadurismo, nihilismo,….) que sustentaban posturas que generaban sufrimiento en las personas.
Otro precedente fue Proudhon que, anarquista él, focalizó su atención en la organización jerárquica de la autoridad como principal causa de los males que son achaque de la sociedad, pensando que “las limitaciones a las funciones del estado son cosa de vida o muerte para la libertad tanto colectiva como individual.”. Su objetivo es que los obreros dejen de trabajar para un único patrón que se beneficie y, en su lugar, lo hagan para ellos mismos. El mismo Proudhon ya advirtió (como bien se encargó de recordar Bakunin en la carta de 1868) que lo peor que le podía pasar al socialismo es que se uniese al absolutismo para que “la lucha del pueblo por la libertad económica y el bienestar material a través de la dictadura y la concentración de todos los poderes políticos y sociales en el Estado.” Así pues aquí ya se preveía la susceptibilidad a que el socialismo degenerase en un fascismo como realmente sucedió en la extinta Unión Soviética y, especialmente, bajo el régimen de Stalin.
Aunque Marx entendía el socialismo como un movimiento humanista que trascendía lo puramente económico y político no pudo prever las nefastas consecuencias que podía tener un cambio inmediato de un régimen capitalista a uno socialista. Es aquí donde el personaje de Lenin resulto clave porque Lenin agravó este proceso al contemplar que las masas deben de ser guiadas por unos líderes verdaderamente socialistas pero sin que el grueso dela población se viese verdaderamente imbuida en el socialismo. La creencia de Marx de que la socialización de los medios de producción resultaría suficiente para perpetrar el cambio resultó así amplificada por la poca fe de Lenin en las posibilidades humanas de la población, hasta el punto de originar una situación en la que el cambio sólo se dio como sistema político, y no en lo humano de sus miembros.
Como consecuencia de este giro el marxismo, que originalmente había sido concebido por el propio Marx como una doctrina humanista, acabó derivando en lo que Proudhon atisbaba. Una dictadura fascista, en este caso el stalinismo, a manos de una burocracia que aparentaba representar los intereses populares. El matiz humanista quedó marginado para centrarse en lo económico, entendiendo que lo que habría de ser el socialismo debería de tener como eje la división de los bienes materiales y no la orientación y el uso que se les debería dar a ellos.

Nota: La persona que aparece en la imagen es Lenin.

Este artículo fue publicado el 13 enero 2011 y está archivado en las secciones , , . Puedes seguir las respuestas a esta entrada a través del comments feed .

11 comentarios

Bien, pero no olvidemos dos cosas; la primera, que Lenin justamente reivindica el marxismo ortodoxo frente al revisionismo de Bernstein. Realmente el desviacionismo con respecto al marxismo de Marx-Engels, se produce en Bernstein, que va a considerar que la Revolución no es algo inevitable, y que recibirá de los marxistas ortodoxos la cualificación de "socialfascista". Asimismo, un elemento central del marxismo es el que se consigna en la segunda ley de la dialéctica, la unidad de los contrarios, en concreto lo referencia a la unión teoría-praxis. Y es ahí donde el marxismo en muchos de sus aspectos queda retratado. Curiosamente, en Rusia y en otros paises socialistas, al variar el modo de producción, lo cual es innegable, no produjo en la infraestructura los cambios que Marx preveía, sino justo los opuestos: más estado, más familia, más religión.
Por otro lado, Lenin da respuesta a interrogantes que Marx no se planteó. ¿Qué pasa si la revolución triunfa en un solo estado? ¿Cuál ha de ser su actitud hacia los demás para favorecer el triunfo del socialismo? No me voy a enredar con las respuestas de Lenin. Sólo destacar que incluso la represión estalinista por algunos era considerado como un desviacionismo de la teoría marxista (si es que se puede desligar de su práctica) pero por otros como otro momento de dialéctica negativa, que era necesario. Algunos que decían eso, incluso ocupaban cátedras en universidades occidentales.
Y segundo; si la dialéctica es la ley de la historia, ¿terminaría su eficacia una vez instaurada una sociedad comunista? Según la dialéctica marxista, la consecuencia lógica es que no, y que tras esa sociedad se produjese su contrario, por lo tanto la vuelta a las clases. Hay argumentaciones contrarias bastante peregrinas.
Más que de un Marx humanista, hablaría de un Marx sociólogo, pues el objeto de su preocupación es justamente el hombre social. En esto se le nota el resto hegeliano : "el ser no es nada, lo real es el proceso". Althusser lo interpretó de esa manera, de donde procede la interpretación anti-humanista de Marx.

13 ene. 2011 0:35:00

Bueno, la aplicación del marxismo (al menos en teoría) no conlleva ninguna estaticidad. Por el contrario, la idea es que pueda crear las condiciones necesarias para que los individuos de una sociedad se dasarrollen y puedan seguir interactuando. De hecho buscaría ser una situación más próxima al ideal democrático que la actual democracia. Si las personas están manipuladas es irrelevante que tengan capacidad de voto. En teoría el marxismo busca crear las condiciones adecuadas para que los individuos puedan decidir por sí mismos y así eviten estar manipulados.

Tristemente las justificaciones fascistas venidas de las universidades no dejan de ser frecuentes. Ahí está el caso de Heidegger que todavía sigue recibiendo nuevos tortazos a medida que se sabe más de su pasado. Todo esto daría para persar qué clase de gente termina en las universidades y bajo qué circunstancias se encuentran.

Saludos

13 ene. 2011 11:10:00

El problema del marxismo es que justamente su teoría es indisociable de su praxis. De hecho, Lenin, y el comunismo soviético trata de hacer frente a una aporía que Marx no se plantea (porque ello significaría poner en solfa el materialismo histórico). Según Marx, dado el desarrollo del capitalismo con la concentración de capitales y el desarrollo del capitalismo industrial más que el financiero (ahí también se equivocó), la revolución se daría simultáneamente en todo el mundo capitalista. Esto lleva a los marxistas ortodoxos a plantearse la nueva situación. La respuesta de Lenin es doble;o bien se fomenta la revolución en algún país más desarrollado que pueda colaborar al menos desarrollado a progresar hacia el comunismo (como se intentó con Alemania, sin éxito),o bien se fomenta en otros países con un desarrollo semejante. Al poseer un estado, los soviéticos lo utilizaron como instrumento para desarrollar la revolución en otras latitudes. Es el "imperialismo soviético", pero sin olvidar que fue una respuesta a una aporía del sistema marxista. De suyo, había dos opciones; o reconocer el error de Marx, o bien tomar el camino que tomó la Unión Soviética, que se da cuenta -en sus ideólogos- que para llevar a cabo una sociedad comunista, no se puede convivir con el sistema capitalista. Esto se plantea tras los primeros años de la Unión soviética, cuando hay que dar marcha atrás en las colectivizaciones y en la supresiónde la moneda.

13 ene. 2011 12:03:00

Si no se puede disociar la teoría de la praxis en el marxismo-el compromismo político en todos los ámbitos-, ¿Cómo es que está todavía presente? Ya no existe la Unión Soviética, pero hoy lo vemos en que el marxismo cultural está muy vivo, no nos engañemos. Y presente -quizá más que nunca en universidades, institutos, medios de comunicación y la calle. Alguien dijo que el marxismo hay juega el mismo papel que jugó Aristóteles en la Edad media. Un poco exagerado, pero con parte de razón.

13 ene. 2011 17:37:00

Flipper.

Sucede un detalle. La mayor parte de la gente que hoy en día se sigue identificando con el marxismo lo hace porque coincide con su orientación del carácter. Esto llevaría a poder verlo también de otro modo: Si existe tanta gente que se adhiere a una doctrina porque coincide con su carácter ¿cómo se ha llegado a formar éste? ¿Ha sido originado por la propia sociedad? Se acabaría por llegar al mismo punto, aunque mediante un rodeo (quizás necesario)

Saludos

14 ene. 2011 20:01:00

Yo no creo en esto del "marxismo cultural". Me parece que más bien lo que hay es una "filosofía post-marxista" (filosofía in genere), que justamente se reelabora desde la caída de la Unión Soviética, desarrollando eso que creo que llama Gustavo Bueno con razón "izquierda indefinida" (no adjetivada, izquierda divagante o izquierda extravagante). Y no es casualidad que sea así, porque de algún modo la Unión Soviética fue un intento de ocupar el vacío que dejaron algunos errores predictivos de Marx (la revolución no se realizó en todas partes casi simultáneamente, descendió la escisión social en los países en los que el capitalismo se fue adaptando...) pero su caída ha fomentado que no haya un rasero "real" por el que medir algunos planteos ideológicos, de ahí que eso se llame "marxismo cultural" sea más bien la izquierda indefinida de la que habla Bueno, con temas como la ecología, el laicismo o la condena de las guerras, que son tangenciales con respecto a un planteamiento ideológico definido, y que, como le dijo el mismo Bueno a Carrillo en una ocasión los podría suscribir hasta el papa.

14 ene. 2011 20:13:00

Sucede un detalle. Y es que a Marx no lo ha leído casi nadie de los que han llegado al poder en los países denominados comunistas. Así que de poder aplicar bien sus doctrinas ya ni hablemos. Por lo tanto no es de extrañar que el destino común de todos los países que han buscado poner en práctica el comunismo haya sido el de una dictadura (generalmente de la burocracia) que quiso comprender el marxismo como una doctrina exclusivamente económica. Y, claro, aparte del desconocimiento también está lo de siempre, que el poder es muy atractivo y el que puede conseguirlo rara vez lo suelta.

A mi modo de ver lo peor de la caída de la extinta Unión Soviética es que hizo parecer que el capitalismo era el principal sistema por el que debía de regirse la sociedad. Desde ahí es complicado "seducir" al resto de la población. El que se sigue manteniendo en la órbita del socialismo marxista es porque está atraído por él de alguna forma (convencimiento, el carácter que comentaba, etc....). Žižek, por ejemplo, ya ha venido insistiendo en los problemas que han acarreado los "falsos" comunismos.

14 ene. 2011 20:30:00

Bueno, en lo que se llamó "diamat" hasta hay textos de Stalin. Si lo leyó o no, no sabría decirlo. Yo personalmente concuerdo con la intención de Althusser, que Marx podría fundar una sociología, pero no una antropología. A veces se apela a los manuscritos de 1844 -el Marx humanista- pero el mismo Marx aclaró que hay que leerlo a la luz del "capital". Engels por su parte exaltó como "virtud comunista" propia cosas tan deleznables como el "odio".
Ahora bien, me parece que lo fundamental de la aportación de Marx, en cuanto al quehacer teórico está en el ámbito de las ciencias sociales. De todos modos, mi crítica a Marx no va por el camino de la "aplicación" del marxismo ( o pseudo-aplicación, como prefieras), sino en que, en el fondo, Marx es el último de los ilustrados, con ese trasfondo mesiánico del progreso indefinido y de la confianza ilimitada en las luces del género humano. De algún modo, es el mito del buen salvaje, pero cronológicamente invertido. Y no sólo el marxismo sino las grandes ideologías ilustradas, no sólo no nos han llevado a esa arcadia hacia la cual el género humano se iba a introducir, sino al contrario. Las luces de la razón no han dado más libertad, igualdad etc... sino más bien al revés. Me parece que el pecado original de la "ilustración" había que revisarlo, si bien al finalizar la segunda guerra mundial, mencionar todas esas utopías de confianza en la bondad innata del hombre resulta grotesco.
Saludos.

15 ene. 2011 1:04:00

Antes de todo me presento, me llamo:
Carlos de jesus mejia morales.
tengo 20 años soy originario de guadalajara jalisco y resido en tepatitlan de morelos jalisco.
Un dia navegando en la ironica internet, me propuse buscar blogs solo para pasar un rato de lectura de distraccion y me encontre con el vuestro, e leido algunos de tus documentos, mas lo que me interesa es poder observar un rayo de luz que provenga de tu razonamiento que ha sido tratado por tanta informacion acerca de filosofia y tecnisimos que en realidad no se, ni el como ni el por que los conserva en tu memoria,tu bien sabes lo hermoso de la filosfia es la creacion, el genezis,aunque si lo acepto almenos necesitamos conociemientos basicos pero no mas aya de los que son necesarios para comunicarnos con el ser humano mas simple existente, a todo esto como te decia me gustaria mas saber tu opinion personal hacerca de los problemas basicos de la filosofia y que opinas de ella en si misma así como el concepto basico del saber,
sin querer atender a ningun prejuicio de intelectualidad o solo a la ridicula opinion de mi memoria y esperando que vos no lo agais conmigo, aguardo tu respuesta,
y por favor compañero de letras, dislumbra el telon de anonimato que da un toque de misticismo a tus letras con mi persona.

24 ene. 2011 21:03:00

Una interesante reflexión...

Para mí no es que el marxismo acabara convertido en fascismo por la obra y gracia de los señores Lenin y Stalin, para mí es que en la política los extremos se tocan y más en la orientación práctica de esta. A veces las izquierdas tienen que adoptar posturas de derechas y viceversa en la búsqueda de soluciones reales a los problemas. La izquierda extrema cuando tiene que beber de la derecha, lo hace de la derecha extrema y se disfraza de fascista.

Un blog interesante, espero que pases por el mío: http://blogdelmaestroim.blogspot.com

23 ene. 2012 1:02:00

1.- Todo estos comentarios me han llevado a hacerme la pregunta: ¿Marx fue marxista?. Me parece que no.

2.- En palabras de Edward Wilson: El comunismo es bonito en teoría, pero se ha equivocado de especie.

4 may. 2012 22:03:00

Publicar un comentario en la entrada